Artista plástico, Manuel Quintana Martelo.

La primera pregunta que nos debemos hacer cuando hablamos del retrato es ¿Qué habría sido de la historia de la pintura sin el ejercicio del retrato?

Se que oiremos distintas respuestas y todas, casi sin duda, son acertadas. Una de ellas, tal vez la primera, seria oír que hoy día, incluso desde finales del siglo XIX, el retrato dejó de tener un interés determinado cuando la fotografía toma el relevo; y si, es cierto. Es una realidad palpable que la fotografía tiene ese valor de capturar el instante y dejar constancia del momento de un modo ágil, rápido y con fidelidad objetiva de la realidad presente.

Es precisamente ahí en donde el retrato (pictórico) puede tener, precisamente, su punto de valor y su capacidad de reflejar una realidad distinta. Esa realidad que no atiende a un instante, a un punto referencial momentáneo, a una elección de una cuadricula de imágenes para elegir la mas certera a vista de objetivo. La puesta en escena del retrato, fuera de la preparación inicial de elección de una pose determinada, eso que, en algún modo nos equipara a la fotografía, está en la sucesión de imágenes que conforman la imagen, la elección secuencial de un conjunto de imágenes que almacena la retina y que van a reflejar una entidad final nueva y alejada de un objetivo.

No quiero, ni pretendo, cualificar una u otra forma de ver y expresar; a cada uno lo suyo. Lo que intento decir es que, desde mi experiencia personal, el retrato, siendo un ejercicio no siempre grato, debe poseer la cualidad de hacer que la imagen responda al modelo a través de una secuencia continuada y alejada del instante, no consiste en “salir bien”, consiste en ser, en tomar pulso a el carácter y forma del modelo, a ajustar la traducción por medio de los elementos físicos de la pintura que tiene que responder a dos funciones esenciales: el pintor y el modelo.

Es esta confluencia la que hará que el retrato tenga su función mas allá de una  del momento. No pintamos ese momento, pintamos desde nuestro ejercicio personal de los materiales y su personalidad de uso, una obra que trasciende al tiempo y a su condición de instante, pintamos sobre el tiempo, con el tiempo, y dejamos, del mismo modo, nuestra impronta personal en la superficie pintada haciendo del modelo un elemento manipulable para dejar una pintura, ahí está, para mi, la función esencial y única del retrato: pintar entre la memoria y el tiempo real haciendo del retrato una pintura, es decir,  lo que se hizo de modo intemporal a lo largo de la historia de la pintura.

Pintura al óleo, realizada por el artista plástico Manuel Quintana Martelo.
Emilio. Óleo sobre tela de Quintana Martelo. 146x100 cm. 2011.
Pintura al óleo, realizada por el artista plástico Manuel Quintana Martelo.
ANA. Óleo sobre tela de Quintana Martelo. 116x81 cm. 2020.
Pintura al óleo, realizada por el artista plástico Manuel Quintana Martelo.
JUAN SALLE. Óleo sobre tela de Quintana Martelo. 65x50 cm. 2019.
Pintura al óleo, realizada por el artista plástico Manuel Quintana Martelo.
XERMÁN FERNANDEZ. Óleo sobre tela de Quintana Martelo. 65x50 cm. 2019.
Pintura al óleo, realizada por el artista plástico Manuel Quintana Martelo.
MANUEL VIÑAS. (Fragmento). Óleo sobre tela de Quintana Martelo. 200x550 cm. 2013-2018.
Pintura al óleo, realizada por el artista plástico Manuel Quintana Martelo.
AUTORRETRATO NO OBRADOIRO. Óleo sobre tela. 195x195 cm. 1997.
Pintura realizada por el artista plástico Manuel Quintana Martelo.
LEIRO CON XAN QUINTO. Acrílico sobre tela de Quintana Martelo. 219x130 cm. 1985.

PAPEL

Acuarela realizada por el pintor Manuel Quintana Martelo.
LUIS SEOANE. Acuarela sobre papel de Quintana Martelo. 2019.
Quintana Martelo
Faustino. Acuarela, Lápiz Y Témpera Sobre Papel De Quintana Martelo. 36×51 Cm. 2009.
Acuarela realizada por el pintor Manuel Quintana Martelo.
Javier en la entrada del campo de golf. Acuarela sobre papel de Quintana Martelo. 152x111 cm. 1984.
Abrir chat
1
Información obra.
Hola,