ESCULTURA…



Manuel Quintana Martelo, fotografía de Xurxo Lobato.

 

A la pintura, en un contexto geométrico, le falta la tercera dimensión, por eso nunca me ha interesado romper el espacio bidimensional y perforar el soporte, verlo como una ventana que mira al mundo, y es quizá por esa razón por la cual he ido a una forma de escultura, para buscar la «otra» parte del punto de vista.

 

Me resulta curioso verme en esa confrontación con el espacio, y más con la representación formal, incluso diría que dar la vuelta al objeto facilita su comprensión y aleja la necesidad de abstraerlo o, mejor, de sintetizar con la mirada para entenderlo en el plano. Me tomo la forma escultórica como un juego y un recurso, y no deseo moverme en sectores como «la escultura»del mismo modo que, salvando las distancias, no hago diferencias entre distintas técnicas pictóricas como acuarela, lápiz, pintura teniendo cada una de ellas su propio y determinado argumento.

 

Entiendo la escultura como el manejo de la tercera dimensión, que me permite rodar el objeto, darle múltiples interpretaciones y actuar sobre la cara oculta. Es un modo de dibujar constantemente y manejar los valores del volumen, de forma casi indefinida. Y esa facilidad de manejo es lo que me resulta enormemente atractivo.

 



Manuel Quintana Martelo, escultura.Manuel Quintana Martelo, escultura.

Manuel Quintana Martelo, escultura.

Manuel Quintana Martelo, esculturas.

Manuel Quintana Martelo, escultura.

Manuel Quintana Martelo.

Manuel Quintana Martelo, escultura.

 


BOCETO