CONTAINERS…


DERECHOS DE AUTOR



2013-2018



El 14 de marzo de 2012 a las 14,36 h paseando de Gran Vía a la calle Atocha, en la calle Marqués de Cubas 23, veo un contenedor amarillo en el que impactaba el sol en ángulo oblicuo de derecha a izquierda: mi luz preferida y la que uso en casi toda mi obra. Hice una fotografía y en días posteriores volví a ver el mismo contenedor, con variaciones en la carga, hasta que un día, ya no estaba.

La imagen la mantuve en la retina y en el pensamiento durante un tiempo y pensé que era un buen motivo para una pintura: su impacto visual, la carga casi perfecta (hice una breve corrección al fotografiar) y la luz espléndida.

En los días posteriores miraba la foto con frecuencia y daba vueltas a una idea que poco a poco iba tomando forma: la obra tenía que ser grande, casi buscando el tamaño real, así que me hice con el material necesario y asumí todos los riesgos propios de quien empieza un trabajo y no tiene ni idea de cómo puede terminar.

Ya pintando el “Marqués de Cubas 23” comienzo un proyecto que iba a durar 5 años, pasando por “Francesc Maciá” (San Cugat del Vallés), “Don Tello· (Guernika), “Duque de Medinacelli” (Madrid), “General Pardiñas” (Santiago de Compostela), “Calle Guadarrama” (Madrid), y así hasta “Velázquez”, y otros, para llegar a “Lope de Vega” (Madrid) el 14 de febrero de 2017.

El trabajo (mi discurso) se dirige hacia la búsqueda permanente del resutado final, estudiando muchas variables y diferentes posibilidades, trabajando con papel, imagen fotográfica, la imagen real, acuarela, oleo, etc, hurgando en todo el juego de formas y planteamientos para detener la imagen en un punto último, sabiendo que, en buena realidad, ese punto nunca es “el último” y que las distintas opciones siempre van a estar presentes.

Algunas de las obras (trabajos), se mantienen en “su” tiempo y otras han sufrido variaciones y con ello nunca he dejado de ver y acercar distintos caminos, mutando, variando y haciendo un planteamiento distinto: es mi juego, es mi debilidad hacia la duda y la variación, un modo, el mio, de hacer mi trabajo.

En ocasiones he sentido la necesidad de “repetir y repetir” hasta la saciedad el mismo objeto, que partiendo de una primera imagen, busqué entre líneas cualquier otra información que pudiera servir a mi pretensión: la reiteración, la repetición (casi obsesiva), muy manifiesta en mi último trabajo, “Lope de Vega”, incidiendo una y otra vez en el dibujo y su posibilidad, abre un abanico de opciones que decantan el resultado final (último) hacia una trasparencia que no deja parte sin resolver ni estudiar.

Al mismo tiempo, esta continua y repetitiva visión, deja, como síntoma de agotamiento, una necesidad de cerrar el ciclo y dar por finalizado el discurso práctico, sabiendo, con certeza, que de comenzar de nuevo, otras opciones se cerrarían sobre si mismas y/o abrirían distintos caminos para explorar: el camino, la ruta seguida, el viaje, la única y mas plausible verdad de la aventura de pintar. Para mí, sin duda es así.



Para cualquier información y disponibilidad de mi obra, puedes solicitarla en el siguiente botón  y te contestaré a la mayor brevedad posible.

INFORMACIÓN OBRA



O si prefieres puedes ponerte en contacto a través de…

Whatsapp en la Web

Whatsapp



AUGUSTO FIGUEROA 29.

MARQUÉS DE CUBAS 23.

VELÁZQUEZ 22.

GUADARRAMA 30, REINA 16 Y HERMOSILLA 4.

GENERAL PARDIÑAS 24.

DUQUE DE MEDINACELLI 9.

FRANCESC MACIÀ 13.

DON TELLO 19.

LIMÓN 19.

LOPE DE VEGA 35.



COMPENDIO


quintana martelo pintor

En esta serie  compendio, a modo de resumen del conjunto “CONTAINERS”,  reúno veinte de los containers vistos en estos seis últimos años, trabajando en un contexto formal el desarrollo (impacto) de la luz en el objeto, como primera intención.

Así, construyo, desde una planimetría geométrica, los planos de luz y sombra, dejando a la percepción visual del espectador, la interpretación formal del conjunto, en donde, entre el trompe l’oiel de la imagen del container y el ejercicio de la luz en la parte superior (carga), pretendo llevar la imagen a una supuesta tercera dimensión sin salir del plano bidimensional que es la superficie de trabajo, es decir, en alto y ancho.

No busco abrir una ventana desde la cual miro al mundo, sino magnificar el plano-soporte recreando el conjunto en una virtualidad.





Boceto para Tetuan 6


Serie containers de Quintana Martelo.